Doctor, doctor…

Doctor, ¿está mejor mi hijo?, el que se tragó cincuenta céntimos?
Pues, sigue sin cambio.

Esta entrada fue publicada en Chistes de médicos. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.