la vaca

Un paisano va arreando dos vacas y otro se le arrima a conversar.
¿Estas vacas son holandesas?, pregunta el primero.
Esta sí, responde Don Zoilo.
¿Y la otra?, pregunta el primero.
La otra también, responde Don Zoilo.
Y dígame, ¿Estas vacas van para la feria?
Esta sí, responde Don Zoilo.
¿Y la otra?
La otra también, responde Don Zoilo.
Y dígame, ¿Estas vacas están preñadas?
Esta sí, responde Don Zoilo.
¿Y la otra?
La otra también, responde Don Zoilo.
Pero, dígame una cosa, por qué cada vez que le pregunto por las vacas me responde que esta sí y después, me dice que la otra también.
A lo que Don Zoilo le responde:
Lo que pasa que esta vaca es mía.
¡Ahhhh!, contesta el primero, ahora entiendo, y dígame,
¿Y la otra?
La otra también.

Publicado en Chistes de animales | Comentarios desactivados

el pajarito

Un pajarito iba volando a toda velocidad por la autopista en sentido contrario y de repente se estrella contra un motorizado.
¡Paooofff!
El motorizado se para diciendo:
¡No puede ser! ¡Maté al pajarito!
Llega donde cayó el pajarito y lo encuentra todavía vivo, lo recoge, se lo lleva a su casa, lo mete en una jaula, le da leche y agua, le pone alpiste. Al rato el pajarito va recobrando el conocimiento, despierta, ve la jaula y dice:
¡No puede ser! ¡Maté al policía y estoy preso!

Publicado en Chistes de presos | Comentarios desactivados

en la obra

En un edificio de 20 pisos en construcción tres trabajadores, Pedro, Juan y un gallego a la hora de la comida se reunen los tres, y Pedro dice:
¡Oh!, si mi esposa me preparó nuevamente hamburgesa y papas yo me voy a suicidar.
Entonces, el tipo abre la lonchera, encuentra hamburguesa y papas y se lanza al vacío.
Después Juan dice:
¡Mamma mía!, si mi esposa me preparó spaghetti y fabada otra vez, ¡Yo me mato!
Entonces, el tipo abre su lonchera y encuentra fabada y spaghetti y decide lanzarse al vacío.
Por último el gallego dice:
¡Que si mi esposa me preparó caldo atlante y paella juro por la gloria de mi madre que me mato!
Acto seguido, ve en su lonchera y encuentra lo dicho y se mata.
Después de lo ocurrido se encuentran las tres esposas reunidas llorando y la de Pedro dice:
¡Fue mi culpa!, él estaba harto de hamburguesa y siempre le daba eso, yo lo maté.
La señora de Juan dice:
¡Si no le hubiera dado siempre lo mismo de comer, ahorita él estaría vivo! ¡Fue mi culpa!
Y la esposa del gallego dice:
¡Hombre! ¡Y yo que les puedo decir, si mi marido se preparaba el mismo su comida!

Publicado en Chistes de profesiones | Comentarios desactivados

control de policía

Un policía detiene a un coche en la carretera y se suscita la siguiente conversación:
- ¿Cuál es el problema, oficial?.
- Iba por lo menos a 100 km/h y el límite es de 80.
- ¡No oficial!. Yo sólo iba a 70.
La esposa interrumpe:
- Vamos, Ricardo, ibas a 110.
El señor mira fulminantemente a su mujer.
- También lo voy a multar por la direccional que tiene rota.
- ¿Direccional rota?, no me había dado cuenta, oficial.
- Vamos, Ricardo, desde hace semanas que lo sabes.
El señor vuelve a mirar furioso a su mujer.
- Y se merece otra multa por no traer el cinturón de seguridad.
- Pero oficial, apenas me lo quité cuando usted me detuvo.
- Vamos, Ricardo, tú nunca te pones el cinturón.
El señor le dice a su esposa:
- ¡Ya cierra el pico!.
Entonces el oficial le dice a la señora:
- Oiga, ¿su marido siempre le habla en ese tono?.
- No, sólo cuando está borracho.

Publicado en Chistes de borrachos | Comentarios desactivados

mamá, mamá

Un día una niñita estaba sentada observando a su mamá lavar los trastes en la cocina.

De repente notó que su mamá tenía varios cabellos blancos que sobresalían entre su cabellera oscura. Miró a su mamá y le preguntó inquisitivamente, – “¿Por qué tienes algunos cabellos blanco, Mami?

Su mamá le contestó: – “Bueno, cada vez que haces algo malo y me haces llorar o me pones triste, uno de mis cabellos se pone blanco.

La niñita digirió esta revelación por un rato y luego dijo: “Mami, ¿porqué TODOS los cabellos de mi abuelita están blancos?

Publicado en chistes cortos | Comentarios desactivados

el genio de la botella

Una pareja joven de golfistas están jugando una tarde en un exclusivo campo, rodeado de lujosísimas mansiones de millones de dólares. En el hoyo 3, el marido le dice a la hermosa esposa:
- Querida, ten cuidado cuando golpees, porque si rompes una ventana nos va a costar una fortuna reponerla.
La esposa golpea y la pelota va a dar al ventanal más grande de la casa más lujosa de la urbanización.
El marido la regaña diciéndole…
- Te fijas, lo primero que te dije, ahora vaya usted a saber cuanto a costar esa ventana.
El esposo se dirige a la casa, toca la puerta y una voz desde adentro le dice:…
- Adelante…
El hombre abre la puerta y mira que hay vidrio esparcido por toda la casa y una botella rota a un lado del salón. Un hombre, elegantemente vestido, sentado en un sofá les dice:
- ¿Son ustedes los que han roto la ventana?
- Sssii…, en realidad lo sentimos mucho.
- Bueno, la verdad me han hecho un favor… soy un genio que he estado atrapado en esa botella por más de mil años, por lo que estoy dispuesto a conceder tres deseos, pero como son dos, haremos lo siguiente: les voy a dar un deseo a cada uno y otro me lo guardo para mí…
- A ver ¿Qué deseas? – le dice al esposo…
- Quiero un millón de dólares al mes, por el resto de mi vida. -
- Dalo por hecho – responde el genio – a partir de mañana los comenzaras a recibir; ¿y tú? – le dice a la esposa.
- Quiero tener una casa en cada país del mundo.
- Es lo menos que puedo hacer por ti, a partir de mañana te llegarán los títulos de las propiedad de las casas.”
- ¿Bueno y usted que desea? – pregunta el esposo al genio.
- Miren, yo he estado atrapado en esa botella por más de mil años y en todo ese tiempo no he tenido sexo con ninguna mujer, por lo que mi deseo es acostarme con su esposa…!!!
Se quedan mirando el uno al otro y finalmente el marido dice:
- Bueno, por un millón de dólares mensuales y todas esas casas, yo creo que podemos hacer una excepción no crees???
-…a mi no me importaría. – contesta la mujer.
El genio se lleva la esposa a la habitación principal y luego de tener sexo por más de dos horas en el momento que se prende un pucho, le pregunta a la esposa:
- Por cierto, ¿que edad tiene tu marido??
- 35, ¿porqué?”
- Porque parece mentira que a los 35 años, todavía existan tipos que creen que los genios existen!!!

Publicado en Chistes de locos | Comentarios desactivados

el inspector de Hacienda

Han llamado a un tio para que vaya a revisar su declaracion de la
renta. Cuando entra en la oficina, el inspector le dice :
- Pues vera, es que a usted le ha salido negativa, y sin embargo en
nustros archivos consta que usted tiene quince pisos en Madrid y numerosas
acciones de todo tipo, asi que pensamos que tiene que haber algun error.
- No, que va, señor inspector, lo que ocurre es que todo ese dinero
me lo he ganado apostando.
- Apostando ? Venga ya ! Pero si el año pasado se compro usted un
yate que ni el Kashogi !
- Que si, que si, que lo he ganado todo apostando. Mire, se lo
explicare con un ejemplo. Le apuesto cincuenta mil pesetas a que me muerdo
un ojo.
- Pero hombre, eso es imposible !
- Que si, venga, apuesta ?
- Pues bueno, ganare cincuenta mil pesetas.
Entonces va este tio, se saca un ojo de cristal y lo muerde, asi que
el inspector le paga las cincuenta mil pesetas.
- Bueno, esto me parece muy bien, usted se puede ganar un dinerillo
de vez en cuando con este truco, pero no pretendera usted justificarme esta
cuenta bancaria de quinientos millones de pesetas con una cosa asi.
- Ya, pero es que hago muchas apuestas y… mire, por ejemplo, le
apuesto cien mil pesetas a que me muerdo el otro ojo.
- Pero hombre, eso si que es imposible, usted no es ciego, asi que no
puede tener otro ojo de cristal; pero si quiere, yo voy con la apuesta.
Entonces va el tio y se saca la dentadura postiza, se la lleva hasta
el otro ojo y se lo muerde. Y el inspector le paga las cien mil pesetas.
- Pero mire, de todas formas yo no me creo que con estas cosas usted
haya podido construir estas urbanizaciones en Mallorca; usted no puede ganar
tanto a base de apuestas.
- Que si, de verdad, todo depende de la cantidad de dinero que
apostemos. Por ejemplo, le apuesto doscientas mil pesetas a que tengo los
cojones cuadrados.
- Bueno, eso si que ya es demasiado, nadie puede tener los cojones
cuadrados, asi que le acepto la apuesta.
- Pues toque, toque.
Total, que el inspector se los toca y resulta que son normales y mas
bien redondos, asi que el tio le paga las doscientas mil pesetas al inspector.
- Pues ve lo que le digo ? Usted no puede ganar todo ese dinero
haciendo apuestas, entre otras cosas porque de vez en cuando tiene que perder.
- Ya, pero es que si se compensa… por ejemplo, ve usted a toda esa
gente que se esta descojonando de risa al otro lado de la ventanilla ? Pues
me he apostado con ellos un millon de pesetas a que usted me tocaba los
cojones.

Publicado en Chistes de profesiones | Comentarios desactivados

la suegra

Un hombre le comienza a contar a su amigo: -Oye, fíjate que ayer iba caminando con mi suegra por el parque. De pronto, se acercaron dos tipos y se tiraron sobre ella. La golpeaban salvajemente… yo tuve que apartarme. -¿Cómo? Y por qué no te metiste? -Ah no, ya era abusivo pegarle entre tres…

Publicado en Chistes de matrimonios | Comentarios desactivados

el jefe

Un hombre que trabaja en una empresa, coge el teléfono y llama a recepción para hablar con el becario, y le dice: – ¡José, menea ese culo y súbeme un café con un par de tostadas! – Rapidito, rapidito, muévete payaso que se te acaba el tiempo. Al otro lado del teléfono se oye una voz varonil que dice: – ¡Idiota, te has equivocado de extensión! – ¿Sabes con quién estás hablando? – Soy el presidente de la empresa, imbécil. El empleado todo alterado, le responde: – ¿Y qué? Explotador de mierda, grandísimo hijo de puta tu madre. – ¿Acaso sabes tú con quién estás hablando? El presidente, sorprendido, responde: -No. El empleado le contesta suavemente: – Coño, menos mal… (Y cuelga)

Publicado en Chistes de profesiones | Comentarios desactivados

a pescar

Hoy me levante temprano, me puse los calzoncillos largos, me vestí con calma, me tomé un café, agarre mis cañas de pescar, me fui silenciosamente al garaje, puse las cañas en el maletero del coche y procedí a sacarlo del garaje bajo una lluvia torrencial. Estaba toda la calle inundada y el viento gélido soplaba a una fuerza sobrenatural. No era un buen día para salir a pescar. Por lo que decidí volver a guardar el coche en el garaje, puse la radio y me enteré de que el mal tiempo iba a durar todo el día. Entré de nuevo en mi casa, me desvestí silenciosamente y me deslicé dentro de la cama. Despacito me acurruqué contra la espalda de mi mujer, puse mis manos en sus pechos y le susurré al oído: “El tiempo afuera está horrible”. Ella me contestó medio dormida: Ya lo sé. ¿Te puedes creer que el gilipollas de mi marido se fue a pescar al lago?

Publicado en Chistes de matrimonios | Comentarios desactivados