mamá, mamá

Un día una niñita estaba sentada observando a su mamá lavar los trastes en la cocina.

De repente notó que su mamá tenía varios cabellos blancos que sobresalían entre su cabellera oscura. Miró a su mamá y le preguntó inquisitivamente, – “¿Por qué tienes algunos cabellos blanco, Mami?

Su mamá le contestó: – “Bueno, cada vez que haces algo malo y me haces llorar o me pones triste, uno de mis cabellos se pone blanco.

La niñita digirió esta revelación por un rato y luego dijo: “Mami, ¿porqué TODOS los cabellos de mi abuelita están blancos?

Esta entrada fue publicada en chistes cortos. Guarda el enlace permanente.